Siete prendas que toda mujer cristiana debería vestir

Solemos ser muy exclusivas con las prendas que usamos y guardamos por largo tiempo en nuestros armarios, nos gusta buscar algo que vaya acorde a nuestra personalidad, cuerpo, gustos y tal vez, al tipo de trabajo que tenemos.

Es interesante cuanto tiempo podemos tomar en un centro comercial hasta conseguir lo que deseamos y que realmente nos quede como queremos, sin embargo, también es necesario que busquemos prendas espirituales que deberíamos tener en nuestro closet espiritual para embellecernos un poco más. Por lo tanto, hoy quiero recomendarte siete prendas espirituales que no te pueden faltar:

1. El liderazgo de Débora

La cuarta Jueza que gobernó sobre las tribus de Israel, no sólo sabía dirigir, sino que  tenía muy claro su rol de liderazgo, reconociendo que su posición como jueza no era licencia para manipular, dominar o controlar, es más respetaba el liderazgo de su esposo Lapidot (Jue 4:4), a ella llegaban muchos para consultar sobre situaciones muy difíciles para los jueces locales, que bueno es contar con este traje de liderazgo, que podría ayudar a muchos y ser admirado por otros.

2. La proactividad de Rut

Una mujer llena de pasión y servicio, siempre actuaba de manera inmediata en todo lo que tenia que hacer, servía a su suegra, a su pareja. A pesar de las dificultades por las que pasó, no se conformó, pensó en hacer algo y se dirigió a Noemi expresándole que quería ir a buscar trabajo. Las mujeres pro-activas preparan y buscan, no esperan que las cosas lleguen por si solas. Esta clase de diligencia te abrirá puertas de bendición que ni siquiera imaginas.

3. La valentía de María Magdalena

Aunque no hay muchos detalles de su pasado que no iba conforme a la voluntad de Dios, pues Jesús al rescatarla le dijo: no peques más, y se puede leer que muchas personas sabían de su pasado. A pesar de ello, ella, tuvo la valentía de superarlo y luchar por convertirse en una servidora de Cristo, tanto que Mateo la menciona como la primera en saber y creer en la resurrección del Señor (Mt 28,1).

Debemos ser valientes para enfrentar cualquier situación, y más si es un pasado que no queremos recordar. Si vences el pasado con valentía tendrás una superación inigualable como Magdalena y, una verdadera transformación de Dios en ti, que será el testimonio que operará en la vida de otras personas.

4. La intercesión constante de Ana

Esta intercesora le abrió su corazón a Dios, aunque sufría mucho a causa de que a su vientre estaba muerto y que la otra esposa de su cónyuge se burlará de ella, fue y le oró con un corazón sincero a Dios (1 Samuel 2:1-10) para pedirle consuelo. Además, le hizo un voto en el que le prometió que, si le daba un hijo varón, ella se lo entregaría para que le sirviera.

Por lo tanto, Dios respondió a su oración y le dio un hijo, al que llamó Samuel (1 Samuel 1:27, 28) y con el tiempo, Dios la bendijo más, con cinco hijos; tres niños y dos niñas (1 Samuel 2:18-21). Cuando te conviertes en una mujer que ora, que convierte su relación con Dios en su principal anhelo, siempre recibirás consuelo, paz y bendición en su presencia.

5. La humildad y modestia de Ester

Fue una Reina llena de hermosura tanto física como espiritual, que a pesar de toda esa belleza y posición que tenía siempre buscó el consejo de otras personas (Filipenses 2:3). Además, cuando se dirigió a su esposo, fue delicada y respetuosa, aunque osada, igualmente, no tuvo miedo de identificarse como judía en un momento muy peligroso.

Siempre reconoció quien era, de donde venia, y se presentó como una mujer que sabía cuales eran sus cualidades y su posición, aprovechándolas para el bien de otros: Si eres humilde, Dios te enaltecerá donde sea indicado hacerlo y te posicionará con amor y poder para que aportes en otros u otras.

6. La adoración de María la hermana de lázaro

María demostró en muchas ocasiones que respetaba a Jesús. Creía que Jesús podía haber evitado la muerte de su hermano Lázaro y estuvo presente cuando Jesús lo resucitó. Aunque la criticaron por elegir escuchar a Jesús en vez de dedicarse a los quehaceres de la casa, el Señor la felicitó por dar prioridad a las cosas espirituales (Lucas 10:38-42). Además, derramó un perfume muy valioso a los pies de él, secándolos con su cabello (mateo 26:6-7) mostrando así que su mayor anhelo era adorarlo, deleitarse en su presencia, reconociendo lo maravilloso que era tenerle a él en todo momento.

Si anteponemos la adoración a Dios por encima de cualquier asunto, seremos defendidas por él, y grandes cosas Dios nos permitirá ver, así como la defendió a ella al decir:  “Dondequiera que se prediquen estas buenas nuevas en todo el mundo, lo que esta mujer ha hecho también se contará para recuerdo de ella” (Mateo 24:14; 26:8-13)

7. La sensatez de Abigaíl

Aquella esposa de Nabal , hombre rico y áspero, era una dama sensata y hermosa (1 Samuel 25:3) que supo actuar con sabiduría e inteligencia para  evitar un desastre. Antes de David convertirse en rey. Ella vivía en una zona donde David se escondía de sus enemigos y protegía a su vez los rebaños de Nabal. Pero cuando David mandó a pedir comida a Nabal, este se negó, y David se enojó en gran manera, pero Abigaíl, al saber lo que hizo su esposo, actuó rápidamente enviando a sus sirvientes con alimento para David y sus hombres, suplicando misericordia (1 Samuel 25:14-19, 24-31).

Entonces David no solo vio su regalo, también se dio cuenta de que era una mujer sensata y escuchó su consejo y reconoció que Dios la estaba usando (1 Samuel 25:32, 33). Después, Nabal falleció y Abigail se convirtió en esposa de David (1 Samuel 25:37-41).

Una mujer de Dios sabe que es necesario disculparse, a veces sin ser la culpable, para manejar una situación con paz, tacto e inteligencia, si lo hacemos veremos que la recompensa llegará en su debido momento.

Estas siete prendas espirituales serán de gran bendición para tu vida, será una forma de lucir hermosa desde adentro hacia afuera, no dejes de usarlas.

Un comentario en “Siete prendas que toda mujer cristiana debería vestir

Los comentarios están cerrados.